Estado del bienestar español vs. nórdico.

Panfleto promocionando el llamado National Insurance Act 1911, el primer seguro de desempleo y enfermedad del Reino Unido.

   El Estado del Bienestar es un modelo en el cual el estado asiste y reconoce a la ciudadanía una serie de derechos sociales. El estado cubre a la sociedad con servicios en el ámbito de la sanidad, educación, pensiones, subsidios, etc. Éstos servicios nacieron tímidamente durante la segunda mitad del s. XIX y se fueron ampliando poco a poco ante el temor por parte de los estados europeos a las furiosas revueltas sociales por parte de los trabajadores. Eso conllevará la creación de nuevas instituciones y por ende, una mayor burocratización de la sociedad.

   Discriminamos dos tipos de estados del bienestar: uno de corte más institucional y otro llamado residual. El de corte institucional reconoce al ciudadano una serie de derechos sociales por el hecho de formar parte de la sociedad y garantiza unos servicios imprescindibles para el bienestar individual. Se considera más universalista al modelo que más servicios cubre. El máximo exponente de este modelo es el de los países nórdicos y se le conoce como modelo nórdico o estado del bienestar socialdemócrata. En cambio, el modelo residual o asistencialista no reconoce estos derechos a la ciudadanía y sólo actúa prácticamente en casos de marginalidad social. Es el llamado modelo de estado de bienestar liberal y es típico de países como EEUU, Australia o Canadá, aunque éstos dos últimos países tienen políticas sociales mejores que las de EEUU.

   En España, el modelo que tenemos estaría próximo a postulados residuales ya que los subsidios no contributivos son prácticamente inexistentes y los que se basan en contribuciones son claramente insuficientes y no garantizan la autosuficiencia del individuo sin un apoyo familiar. Es el menos universalista de Europa, pero sin embargo, en ámbitos como la sanidad, educación y pensiones no responde a los modelos liberales, ya que está cubierto por el estado. Aún así, a nivel europeo, es el menos universal de los modelos porque no garantiza la estabilidad y bienestar de las clases medias y bajas como el modelo nórdico. Al contrario; lo fía al entramado familiar y sólo interviene si éste falla de manera residual. No lo fía todo al mercado pero sí que piensa más en éste y en mantener ciertos privilegios de las clases dominantes, como el modelo corporativista, que en convertir la sociedad en algo más horizontal.

   Los países nórdicos están a la cabeza de la desmercantilización, cosa que no ocurre en España, donde se camina, con las actuales contrarreformas, aún más a la mercantilización de las áreas básicas que estaban desmercantilizadas, como la sanidad y la educación. Por tanto, el modelo español no es un modelo liberal, pero tampoco es netamente un modelo de estado del bienestar corporativista, aunque tiene rasgos, por ello se le ha llamado modelo mediterráneo. Es un modelo también compartido por países como Italia y Portugal.

   Por un lado, el modelo nórdico es un modelo más universalista, con más tradición democrática y mayor financiación pública que el mediterráneo. En cambio, el modelo mediterráneo, se ha desarrollado mucho más tarde, con el advenimiento de la democracia, gasta menos en el sector público y hace mayor hincapié en el sistema de pensiones que en las prestaciones. El modelo nórdico apuesta por una regulación laboral más flexible, pero por contra tienen un mayor gasto en protección social, con acceso a subsidios sin demasiados condicionantes y con políticas activas y efectivas de inserción y reciclaje laboral. En España, aunque ésto está rápidamente cambiando con la crisis, la regulación laboral es menos flexible y las políticas de inserción laboral y reciclaje son claramente ineficientes. Los subsidios en España presentan cada vez más condicionantes y la perspectiva de encontrar empleo tras un despido es de las peores de la UE, ya que España tiene uno de las tasas de desempleo más altas de la UE, un 26 % contra un 6’5 % de media en los países nórdicos [1] En cuanto al empleo en el sector público, España es uno de los países con menos funcionarios de la UE, el 12.9%, mientras que los países nórdicos presentan los niveles más altos, con una media del 27% [2] También, el índice de afiliación a sindicatos nórdicos es de los más altos de la UE, con una cuota que va desde el 54’6% de Noruega hasta el 88’1% de Islandia, mientras que en España es sólo del 15’9% [3] Ésto, en los países nórdicos, conlleva una homogeneización de los salarios y mayor poder de influencia política por parte de los sindicatos. Por contra, en España los sindicatos tienen presencia social y negocian los convenios colectivos, los cuales homogeneizan los salarios también, pero al haber menor afiliación tienen menor capacidad para presionar. No está de más tampoco reseñar que no siempre se cumplen los convenios colectivos y que existe una nada desdeñable economía sumergida y dinero no declarado en todos los ámbitos de la sociedad [4] Todo ello no sólo hace que la fuerza sindical sea menos eficiente, sino que también hace que la radiografía del mercado laboral arroje datos cuanto menos incompletos. Los países nórdicos, a su vez, son países con menor densidad de población y menos multiculturales, lo que ayuda bastante tanto a la hora de desarrollar políticas sociales concretas, como a la hora de acometer cambios en el ámbito laboral.

Gastos sociales expresados como porcentaje en relación al PIB según la OECD, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos. Año 2013.

   A la hora de evaluar los resultados de ambos modelos encontramos una clara correlación entre el PIB y el estado del bienestar. Los países con mayor PIB y que gastan más en políticas sociales consiguen una mayor reducción de la pobreza, además de generar mayor empleo público. De todos modos, eso no arroja un factor causal, ya que la eficiencia es un valor a la hora de gestionar esos recursos. Hay países que gastan más pero no obtienen resultados en proporción al gasto. No queda claro que la protección del trabajo (trabas al despido libre) genere o no mayor empleo, pero está claro que supone un inconveniente al empresariado. En los países nórdicos es fácil despedir, pero el desempleado está bien cubierto por los subsidios y encuentra trabajo rápidamente, por lo que deja de ser una carga para el estado y genera riqueza rápidamente, al contrario de lo que ocurre en España. Sin olvidar que las políticas sociales nórdicas exhiben mayor músculo que en España, las cuales están camino del asistencialismo más descarnado [5]. Por tanto, las diferencias entre el modelo nórdico y el Español son más que notables. El estado español cubre los ámbitos básicos del los pilares del bienestar, aunque debido a la fuerte recesión económica está mermando la calidad de los mismos. Por otro lado, la Estrategia de Lisboa, establecía que para el 2010 el 70% de la población debería estar empleada, cosa que sí cumplen los países nórdicos, pero España, con una tasa de empleo del 59,43% según el INE,[6] está aún lejos de cumplir ese objetivo. Además, al perder uno de sus dos pilares económicos, el sector de la construcción, España lo tiene muy difícil aún para recuperarse si no invierte en otros sectores más allá del que aún funciona: el sector servicios. Otro de los factores a tener en cuenta es que a nivel institucional los países nórdicos son más eficientes gestionando sus recursos consiguiendo que un mayor número de personas trabaje y teniendo, además un bajísimo nivel de corrupción en relación a España [7] . Pero para acabar, si existe una asignatura pendiente en la UE, es la diferencia de salario entre hombres y mujeres. Según datos del Eurostat las mujeres cobran de media un 16% menos que los hombres en toda la UE [6] con lo cual, éstas están en una situación de mayor precariedad y vulnerabilidad a todos los nivels. Ese es uno de los factores que nos podrían llevar a un verdadero estado del bienestar no sólo a los países mediterráneos, sino también a los nórdicos, que aunque más paritarios e igualitarios tampoco se libran de esa triste estadística.

____________________________

[1] Statistics:- Data visualisation for key OECD data – OECD. (s. f.). Recuperado 22 de marzo de 2014, a partir de http://www.oecd.org/statistics/compare-your-country.htm

[2] Rebelion. ¿Faltan o sobran empleados públicos? (s. f.). Recuperado 22 de marzo de 2014, a partir de http://www.rebelion.org/noticia.php?id=142546

[3] Press, E. (2013, septiembre 10). Economía/Laboral.- La afiliación sindical en España se sitúa en el 15,9%, una de las más bajas de la OCDE. europapress.es. Recuperado 22 de marzo de 2014, a partir de http://www.europapress.es/economia/laboral-00346/noticia-economia-laboral-afiliacion-sindical-espana-situa-159-mas-bajas-ocde-20130910110755.html

[4] País, E. E. (2014, enero 29). Gestha dice que la economía sumergida creció al 24,6% del PIB por la crisis. EL PAÍS. Recuperado 22 de marzo de 2014, a partir de http://economia.elpais.com/economia/2014/01/29/actualidad/1390995231_745540.html

[5] País, E. E. (2011, agosto 16). Para la crisis, derechos asistenciales, no caridad. EL PAÍS. Recuperado 22 de marzo de 2014, a partir de http://elpais.com/diario/2011/08/16/sociedad/1313445601_850215.html

[6] INEbase / Sociedad / Mercado laboral / Encuesta de población activa. (s. f.). Recuperado 22 de marzo de 2014, a partir de http://ine.es/inebaseDYN/epa30308/epa_inicio.htm

[7] Índice de Percepción de la Corrupción. (s. f.). datosmacro.com. Recuperado 22 de marzo de 2014, a partir de http://www.datosmacro.com/estado/indice-percepcion-corrupcion

[8] 140227_gpg_brochure_web_en.pdf. (s. f.). Recuperado a partir de http://ec.europa.eu/justice/gender-equality/files/gender_pay_gap/140227_gpg_brochure_web_en.pdf#page=10&zoom=50,0,57

 

 

BIBLIOGRAFÍA

____________________________________________________

 

Ebc- Europa 2020. (s. f.). Scribd. Recuperado 22 de marzo de 2014, a partir de http://es.scribd.com/doc/172021848/Ebc-Europa-2020

Empleo público. (2014, marzo 6). En Wikipedia, la enciclopedia libre. Recuperado a partir de http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Empleo_p%C3%BAblico&oldid=72200375

Estado del bienestar. (2014, marzo 20). En Wikipedia, la enciclopedia libre. Recuperado a partir de http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Estado_del_bienestar&oldid=73287976

La afiliación en España, entre las más bajas de la OCDE. (s. f.). Recuperado 22 de marzo de 2014, a partir de http://www.ieemadrid.es/sala-de-prensa/las-notas-del-iee/la-afiliacion-en-espana-entre-las-mas-bajas-de-la.html

López Hernández, J. (2009). L’arena sociopolítica. Institucions i actors. Barcelona: UOC.

País, E. E. (2012, mayo 5). «Se cuestiona la forma de gestionar y financiar el Estado del bienestar». EL PAÍS. Recuperado 19 de marzo de 2014, a partir de http://ccaa.elpais.com/ccaa/2012/05/05/valencia/1336240676_124101.html

Sànchez i Picanyol, J. (2009). Política i poder. L’organització social de la política. Barcelona: UOC.

univeranocesafiliacion.pdf. (s. f.). Recuperado a partir de http://www.ugt.es/internacional/universidadces/univeranocesafiliacion.pdf

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s